viernes, 6 de agosto de 2010

DEPRESIÓN EN PERSONAS DE LA TERCERA EDAD



La depresión es un padecimiento médico en el cual una persona tiene sentimientos de tristeza, desmotivación y pérdida de la autoestima.
Causas, incidencia y factores de riesgo.

La depresión puede ser causada por:

·      Cambios dentro de la familia
·      Dolor y enfermedad crónicas
·      Dificultad para movilizarse
·      Frustración por la pérdida de la memoria
·      Pérdida del cónyuge o de un amigo cercano
·      Dificultad para adaptarse a un cambio en la vida como la mudanza del hogar a un centro de la tercera edad

La depresión también puede ser signo de un problema médico. Puede ser una reacción a una enfermedad o ser causada por la enfermedad misma. Puede complicarse por trastornos cerebrales que ocurren con la edad, como la enfermedad de Alzheimer. La depresión también es un efecto secundario de muchos fármacos comúnmente recetados para los ancianos.

La depresión en los ancianos es un problema generalizado que a menudo no se diagnostica y con frecuencia recibe un tratamiento inadecuado. Muchas personas mayores no confiesan que tienen signos y síntomas de depresión por miedo a ser juzgados como débiles o locos. Algunas de estas personas pueden estar conscientes de su depresión, pero creen que nada se puede hacer al respecto.

Síntomas

Los síntomas de la depresión pueden no ser fáciles de identificar en los adultos mayores. Sus síntomas a menudo se ignoran o se confunden con otros padecimientos comunes en los ancianos, como:

Enfermedad de Alzheimer
Artritis
Cáncer
Demencia
Cardiopatía
Mal de Parkinson
Accidente cerebrovascular
Trastornos tiroideos

Los síntomas de depresión abarcan:

·      Estado de ánimo irritable o deprimido
·      Sentimiento de minusvalía o de tristeza
·      Pérdida de interés o de placer por las actividades diarias
·      Mal genio, agitación
·      Cambios en el apetito, usualmente pérdida del apetito
·      Cambios en el peso
·      pérdida involuntaria de peso (con más frecuencia)
·      aumento de peso
·      Problemas para dormir
o   somnolencia diurna
o   dificultad para conciliar el sueño (insomnio inicial)
o   despertar muchas veces en la noche (insomnio medio)
o   despertar temprano en la mañana (insomnio terminal)
·      Fatiga (cansancio o agotamiento)
·      Dolores y achaques
·      Dificultad para concentrarse
·      Pérdida de la memoria
·      Pensamientos anormales, culpa excesiva o injustificada
·      Comportamiento irresponsable
·      Pensamientos anormales sobre la muerte
·      Pensamientos sobre suicidio
·      Planes para cometer suicidio o intentos reales de suicidio

Si estos síntomas se presentan diariamente durante más de 2 semanas, entonces es posible que la persona tenga depresión.

La depresión en los ancianos puede ser difícil de detectar debido a varios factores. Los síntomas como fatiga, pérdida del apetito y problemas para dormir también pueden ser parte del proceso de envejecimiento o de un problema médico.

Signos y exámenes

Un examen físico ayudará a determinar si la depresión está siendo causada por una afección médica. Se puede necesitar una evaluación psicológica y otros exámenes.

Se pueden hacer exámenes de sangre, como:

Fórmula leucocitaria
Conteo sanguíneo completo
Pruebas de la función renal o hepática
Pruebas de la función tiroidea

Tratamiento

En ocasiones, la depresión puede ayudarse aliviando la soledad a través de excursiones en grupo, trabajos voluntarios o recibiendo visitas regulares.

El tratamiento de las afecciones médicas subyacentes que causan la depresión o la suspensión de ciertos medicamentos puede aliviar los síntomas de la depresión.

Hablar acerca de los problemas (psicoterapia) con un psicólogo, un psiquiatra u otro terapeuta también es un tratamiento efectivo. En los casos de depresión entre moderada y severa, las personas pueden obtener los mejores resultados combinando psicoterapia con medicamentos antidepresivos.

Los programas a corto plazo (aproximadamente 12 semanas) de ejercicio físico en grupos que implique caminar u otras formas de ejercicio aeróbico pueden reducir la depresión en los adultos mayores.

Se ha demostrado que la terapia con antidepresivos mejora la calidad de vida en pacientes de edad avanzada con problemas de depresión. Estos medicamentos deben ser vigilados cuidadosamente por los efectos secundarios que puedan causar. Los médicos generalmente prescriben dosis más bajas de antidepresivos para las personas mayores e incrementan la dosis en forma más lenta que en los adultos más jóvenes.

Estos medicamentos abarcan:

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como fluoxetina, sertralina, paroxetina, fluvoxamina, citalopram y escitalopram, se emplean como tratamientos de primera línea.

Los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN), como venlafaxina y Duloxetina, al igual que mirtazapina, también se pueden ensayar.

Los antidepresivos tricíclicos no se emplean con tanta frecuencia debido a los efectos secundarios, particularmente para el corazón.

Los medicamentos neurolépticos pueden ayudar a tratar la agitación en algunas personas. Asimismo, se puede utilizar la terapia electroconvulsiva (TEC) en personas con depresión grave si otros tratamientos no funcionan.

En GRUPO MÉDICO CARRACCI se está llevando a cabo un Estudio de Investigación en el que se prueba la eficacia de un fármaco para el tratamiento de la depresión en ancianos. Los especialistas en salud mental ofrecen una evaluación sin costo para las personas mayores de 65 años que sufran depresión.

Expectativas (pronóstico)

La depresión puede responder al tratamiento médico. Si no se detecta, la depresión puede llevar a complicaciones. El pronóstico es generalmente desalentador para aquellas personas que tengan acceso limitado a los servicios sociales, o a familiares o amigos que puedan ayudarlos a mantener el interés por las actividades.

Complicaciones

La depresión puede complicarse a causa de la enfermedad de Alzheimer o por otras formas de demencia e igualmente puede complicar otras afecciones médicas en las personas de edad avanzada.

El suicidio en los ancianos es una de las causas principales de muerte relacionada con lesión. Los hombres representan la mayoría de estos suicidios, siendo los divorciados o viudos quienes están en mayor riesgo. Las familias deben prestarle atención especial a los familiares hombres de edad avanzada que estén solos. Además de encontrarles ayuda psiquiátrica, los miembros de la familia deben retirar cualquier cosa de sus casas, como cuchillos, que ellos pudieran utilizar para hacerse daño.

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si experimenta sentimientos de minusvalía o desesperanza o si llora con frecuencia. Asimismo, consulte si está teniendo dificultad para enfrentar situaciones estresantes en la vida y desea una remisión a donde le puedan brindar asesoría.

Acuda a la sala de urgencias más cercana o llame al número local de emergencias si está pensando en cometer suicidio (atentar contra su propia vida).

Si usted está cuidando de un familiar en edad avanzada y piensa que dicha persona podría tener depresión, póngase en contacto con el médico. Con frecuencia, los pacientes mayores no admitirán los signos y síntomas de depresión por orgullo.

Prevención

La prevención de la depresión depende de los factores involucrados. El apoyo social para ayudar a las personas a hacer frente a una pérdida, a los cambios en la movilidad y a otros desencadenantes de la depresión puede ser útil. En muchos casos, no existe una forma de prevenir la depresión.

A algunos pacientes mayores se les pueden hacer exámenes para buscar depresión, especialmente si su condición cambia.

Referencias

Institute for Clinical Systems Improvement. Health Care Guideline: Major Depression in Adults in Primary Care. 11th ed. 2008.
Unutzer J. Clinical practice: late-life depression. N Engl J Med. 2007;357:2269-2276.
Versión en inglés revisada por: Timothy A. Rogge, MD, private practice in Psychiatry, Kirkland, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

PUBLICACIÓN ADAPTADA PARA ESTE BLOG. FUENTE ORIGINAL: MEDLINE PLUS

GRUPO MÉDICO CARRACCI
Tel. +52 55 56 11 30 28
Mail. contacto@gmc.org.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario