sábado, 25 de septiembre de 2010

ACERCA DE LA PSICOTERAPIA

PSICOTERAPIA


Uno de los objetivos de Grupo Médico Carracci es el brindar el servicio de terapia psicológica con un abordaje integral desde diferentes enfoques dependiendo de la problemática del paciente. Así, se ofrece terapia individual, grupal, familiar, de pareja y para niños y adolescentes.


¿ACASO ESTOY TAN MAL QUE NECESITO IR A PSICOTERAPIA?

Existe en el ser humano la necesidad de rescatar los elementos psicológicos más importantes que puedan ser empleados en la lucha por encontrar una salud mental real, entendida no tan sólo como recuperación del equilibrio emocional, sino como la concientización emotiva, racional e intelectual para el mejor desarrollo de la persona.

Esto se logra a través de un tratamiento que permite crear la conciencia de la problemática y limitaciones del paciente, para acrecentar su madurez, realizar su capacidad para orientarse solo, mejorar el conocimiento de su mismo y disminuir su estado de impotencia, dependencia y malestar por cuyo padecimiento se encuentra abrumado.

Buscar una mejor integración a través del entendimiento propio no solamente ha resuelto problemas de salud mental sino que ha servido también como un estimulante del auto conocimiento y del desarrollo individual.

En realidad son personas inteligentes, sensibles y que sufren por alguna causa las que buscan ayuda psicológica. Generalmente los adultos que van a psicoterapia, descubren que tienen formas de proceder que no llegan a integrar en el curso de sus vidas, y que se convierten en obstáculos que se oponen a la unidad de su personalidad. Estas formas de proceder aparentemente inadecuadas tienen un sentido. Lo más importante es entender que ese sentido tiene un significado y que este se puede descubrir si otra persona como el psicoterapeuta interviene como mediador en el auto conocimiento.

¿EL TERAPEUTA CAMBIARÁ Y ARREGLARÁ TODOS MIS PROBLEMAS?

No, en la psicoterapia el terapeuta no va a arreglarlo directamente, es a través del trabajo de los dos, paciente y terapeuta, y se va a llegar a una comprensión de lo que realmente le está sucediendo a la persona que pidió ayuda.

A través del proceso el terapeuta puede entender y ayudar al paciente y a comprender lo que le está ocurriendo que limita su vida. Al revisar tanto el presente como el pasado en el contexto de la relación terapéutica, se hace posible que el paciente pueda generar el cambio que requiere.

Lo que se trabaja dentro del tratamiento, hay que llevarlo hacia fuera, hacia lo cotidiano y darle forma en un nuevo sentido generando una nueva realidad.

¿QUÉ ES PSICOTERAPIA?

La psicoterapia es un proceso bilateral en el que a través de la palabra como instrumento de curación, se logra que el entendimiento tenga primacía sobre lo irracional, logrando que con la intervención de una persona capacitada y experimentada, llamada psicoterapeuta, se aborden los problemas y sufrimientos de la otra persona que es el paciente.

Las manifestaciones de los conflictos pueden ser eliminadas o modificadas mediante la relación y el vínculo paciente-terapeuta.

Dependiendo de las influencias que tuvo la persona durante sus primeros años de vida, se dará la forma en cómo va a manejar su vida presente; repitiendo constantemente patrones de la vida pasada, así sean de satisfacción o de insatisfacción, de amor o de falta de éste, de empatía o de incapacidad para entender la realidad.

Se espera recibir de la terapia algo nuevo para convertirse en alguien nuevo también; tiene que haber cierto núcleo de racionalidad en esas esperanzas o de lo contrario el trabajo terapéutico será imposible.


¿QUÉ ES LA PSICOTERAPIA DE APOYO?

Es aquella que aborda los problemas mediante una escucha comprensiva. Es apropiada para personas con crisis eventuales o para aquellas que sus defensas se han roto o son muy precarias.

Las personas que pueden beneficiarse de la terapia de apoyo son aquellos que están reaccionando a algún tipo de crisis específica como alguna pérdida, divorcio, dificultades académicas, etc. En estos casos los pacientes viven bajo cierto tipo de tensión temporal que los imposibilita a utilizar los recursos que normalmente tienen a su disposición. En unas cuantas semanas, con un apoyo empático y con el empuje de un terapeuta activo, el paciente tiende a recuperar sus capacidades adaptativas y puede salir adelante.

También se benefician los pacientes que se encuentran afectados emocionalmente sobre todo en sus relaciones interpersonales o que tienen problemas de personalidad. Este tipo de terapia se da generalmente cuando los pacientes están afectados de manera severa, o están hospitalizados.

¿POR QUÉ Y PARA QUÉ LA PSICOTERAPIA?

La gente se preguntará si la psicoterapia es únicamente para aquellos que están enfermos. La respuesta es que no, pero ¿cuál es la razón? Como se ha explicado repetidamente, la psicoterapia es una opción, una alternativa de autoconocimiento, de introspección, cuyos beneficios no abarcan únicamente lo que la profesión médica llama “cura”, sino que señala y abre una serie de caminos que cada , individuo puede elegir o no seguir, para crecer y desarrollarse en una diversidad de áreas.

Por medio de la psicoterapia podemos establecer y mantener un acercamiento esencial con la gente y la realidad, tomando conciencia de su independencia y actuando para un crecimiento y desarrollo en común con otros. La psicoterapia aumenta la conciencia revelándonos potencialidades y sentimientos genuinos que hacen posible una valoración verdadera de nuestras relaciones, nuestros deberes y nuestras actividades.

¿QUIÉN DEBE IR A PSICOTERAPIA?

La experiencia muestra que mucha gente que está interesada en la psicoterapia, no tiene clara idea de cómo es ésta y cuál es la ayuda que ofrece, cuáles son sus resultados y cómo se manifiestan.

El objetivo del último tratamiento terapéutico es llevar a cabo cambios en la personalidad que posibiliten al individuo a renunciar a sus tendencias neuróticas, resuelve así los conflictos interiores y encuentra y desarrolla sus valores y aspiraciones.

Lo que se pretende realmente es dar un nuevo significado a las tendencias “poco sanas” a través de las cuales se evidencian ciertos elementos de la vida de la persona.

Todos estos datos, claramente organizados y concretados toman forma como problema. Así, el análisis de todos estos elementos ayuda al paciente a ver su posición con claridad y lo dirigen hacia la convicción emocional, de que es necesario buscar soluciones nuevas y más satisfactorias.

La irritabilidad en las personas, la fatiga, el insomnio, la tendencia a la bebida, las temporadas de migrañas, sus inhibiciones y fracasos en el trabajo no son la enfermedad; son señales de alarma que advierten que hay un trastorno oculto en su personalidad; éstas deben ser consideradas como indicadores de que algo no está funcionando de manera adecuada. Estos malestares nos recuerdan persistentemente la necesidad de buscar soluciones a los problemas, de realizar exámenes introspectivos y de no confundir los síntomas con el padecimiento.

Debe asistir a psicoterapia aquella persona que esté viviendo circunstancias o problemas que le causen malestar suficiente como para solicitarla. En términos generales, puede asistir también a psicoterapia aquel que, simplemente quiera saber más acerca de sí mismo.

Cabe entonces aclarar que no todas las técnicas ayudan de igual manera a todas las personas y que también no todos los individuos pueden, necesitan o deben tener un tratamiento psicoterapéutico.


¿QUIÉN NO DEBE IR A PSICOTERAPIA?

Aquella persona que no sea capaz de reconocer que tiene un problema, que no se dé cuenta de que algo está sucediendo, no asistirá a una psicoterapia, y si lo hiciera no es seguro que podría desarrollarse en un proceso terapéutico.

La psicoterapia no puede ser empleada para situaciones que realmente requieren únicamente apoyo, así como tampoco se puede usar con sujetos con limitaciones intelectuales o emocionales. Se podría decir que existen además personas con mayor o menor capacidad para ser analizados. Un terapeuta honesto y bien preparado podrá detectar de antemano qué casa pueden ser sujetos de tratamiento y cuáles no, para de ésta manera, evitar pérdidas de tiempo y dinero, así como esfuerzos inútiles de ambas partes.

En muchas ocasiones una persona puede no saber los alcances y las implicaciones de una psicoterapia. Es por ello que se enfatiza aquí que otra de las funciones importantes de los terapeutas, es ayudar a los pacientes a decidir el tipo de psicoterapia en la que se pueden beneficiar, así como el momento propicio para iniciar este proceso de exploración.

¿DE QUÉ ME SIRVE HABLAR DE MIS PROBLEMAS?

Al hablar de los problemas se analizan, se entiende mejor lo que está sucediendo y se aprende a manejar los conflictos y a buscar nuevas soluciones. Al escucharnos se van organizando las ideas y éstas se conectan con los propios sentimientos, esto permite que la persona se estructure. Así es como se comienzan a dar los cambios en la personalidad del individuo.

Al hablar de los problemas, se entienden mejor. Se analizan y se procura resolverlos; o simplemente se desgastan, porque lo que no pasa por la palabra y no se tramita, se convierte en síntoma o enfermedad. Al hablar con un profesional en la materia, el paciente es guiado en la búsqueda de soluciones a sus conflictos, a diferencia del diálogo con amigos o parientes, el paciente no sólo se siente escuchado y entendido.

El hablar con un psicoterapeuta se diferencia de cualquier otra actividad tendiente a buscar soluciones a conflictos, porque en el contexto psicoterapéutico se parte de postulados teóricos y técnicas metodológicas.

La comunicación que se establece ayuda al paciente a percatarse de conductas o emociones con las cuales no había tenido contacto y que son significativas en su vida.

En Grupo Médico Carracci se ofrecen diferentes alternativas psicoterapéuticas para todos los problemas relacionados con la salud mental. Llámenos y concerte una cita con nuestros especialistas para lograr una mejor calidad de vida.

Grupo Médico Carracci
Tels. 5611 3028 y 01 800 087 0656

Adaptado del texto escrito por la Lic. Susana Vega Sánchez.
Fuente: Szydlo, D. y Beristáin, C. (2001) Para entender la Psicoterapia. México: Colección Psiquiatría, Psicología y Medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario